7 alternativas de consumo eficiente para tu horno o estufa

SCE recomienda estos aparatos eléctricos de cocina para ahorrar energía y reducir tus facturas.

No todos los aparatos de cocina son iguales. La próxima vez que calientes la pizza del día anterior, el aparato que decidas encender puede tener un gran impacto en tu factura eléctrica.

Hay
varias formas de ahorrar energía en la cocina, pero la simple decisión de usar el horno tostador en vez de la estufa puede ayudar a reducir tu consumo. Dependiendo del tamaño de tu estufa u horno, y del tiempo que cocines, la cantidad de energía consumida puede variar significativamente. Una estufa eléctrica, por ejemplo, puede consumir entre 1,000 y 3,000 vatios, mientras que los hornos estándar consumen entre 2,000 y 5,000 vatios de electricidad.

A continuación, encontrarás un detalle del consumo de energía de siete populares aparatos eléctricos de cocina que te ayudará a elegir el modelo ideal de consumo eficiente para preparar tus platillos preferidos.

Olla de cocción lenta
: esta es una opción popular por su eficiencia energética y su facilidad de uso. Las ollas de cocción lenta consumen entre 75 y 150 vatios de electricidad en el ajuste bajo y entre 150 y 210 vatios en el ajuste alto. Incluso con el tiempo de cocción prolongado, estos aparatos consumen una cantidad de energía relativamente baja. Y lo mejor es que puedes programar la comida para que se cocine lentamente durante el día y tener la cena lista para la familia.

Máquina de hacer pan
: estos aparatos consumen entre 450 y 550 vatios durante el ciclo de cocción, pero sólo pueden cocinar un pan a la vez. Si piensas preparar más que esta cantidad, lo mejor es que uses un horno normal para cocinarlos todos al mismo tiempo.

Microondas
: cuando se trata de recalentar comida, comparado con un horno tostador, el microondas es la opción más práctica. El microondas típico consume 925 vatios mientras que un horno tostador consume 1,225 vatios. Para ahorrar aún más energía al cocinar, descongela los alimentos en el refrigerador en vez de usar el ajuste de descongelación del microondas.

Horno tostador
: aunque no son tan eficientes como un microondas, los hornos tostadores consumen entre un 50% y un 70% menos energía que un horno estándar. El consumo típico de un horno tostador es de 1,200 a 1,400 vatios, lo que lo convierte en una buena opción para preparar pequeñas cantidades de comida.

Olla multipropósito
: la tradicional olla a presión tiene ahora una versión eléctrica y cuenta con más funciones: olla a presión, arrocera, olla de cocción lenta, yogurtera, vaporera, modo sofrito y mucho más. Este aparato consume entre 700 y 1,000 vatios y te ahorrará energía en comparación con cocinar el mismo plato en una estufa. Una de las ventajas de usar una olla a presión es que acelera el tiempo de cocción. En comparación con otros métodos de cocción, el consumo de energía puede reducirse hasta un 70% cuando se usa una olla a presión.

Freidora sin aceite
: estos aparatos no sólo son la última tendencia culinaria, sino que también son una forma energéticamente eficiente de hacer que tus platillos favoritos queden crujientes sin necesidad de freírlos en la estufa. La mayoría de las freidoras sin aceite consumen un promedio de 1,500 vatios, aproximadamente la mitad de energía que un horno convencional.

Parrilla eléctrica de interior
: si hace tanto calor que no quieres encender el horno, es posible que el calor tampoco te motive a usar la parrilla de tu patio. Una pequeña parrilla de interior consume un promedio de 1,500 vatios y puede preparar la misma carne y verdura asada sin el humo y el calor de una parrilla de exterior.

Una ventaja adicional al ahorro de energía que deriva de usar estos aparatos en vez de un horno o una cocina estándar es que generan menos calor dentro de tu casa en un día caluroso. Esto evita que tu aire acondicionado funcione a mayor capacidad de lo necesario, reduciendo aún más tu consumo de energía.